Buscar
  • Alexa Castillo Nájera Zaliv

¿Qué es la Asistencia Sexual?

Actualizado: hace 2 días

¡Qué Vulvaridad! ¿sigues confundiendo asistencia sexual con prostitución? Acá te comparto una breve investigación sobre el tema para ver si logro disipar esas dudas, y darte claridad sobre el asunto. Todo lo que necesitas saber sobre asistencia sexual y diversidad funcional.

La sexualidad es una potencialidad inherente al ser humano, sin embargo, en pleno siglo XXI, la sociedad aún no consigue conceptualizarlo desde la misma óptica para las personas con diversidad funcional (en situación de discapacidad). Muchas veces, nos miran desde el capacitismo (prejuicio hacia la discapacidad) asumiendo lo que no podemos o no debemos hacer, desde lo asistencial (incapaces) y paternalista (no saben, lo hacemos todo por ellas/ellos/elles).


“…El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social. …Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico….” (Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A.C.

La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, refiere que éstas no deben ser privadas de la oportunidad de experimentar su sexualidad, tener actividad sexual o procrear en “igualdad de condiciones” que el resto de las personas sin discapacidad. En consecuencia, se debe velar por facilitar los apoyos necesarios y crear condiciones favorables, es aquí donde la asistencia personal y la asistencia sexual pueden tenerse en consideración como una herramienta necesaria para garantizar la autonomía.


Toda persona tiene derechos sexuales, los cuales fueron aprobados por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, el 26 de agosto de 1999. Por lo cual deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos

El artículo: Paying for sex-only for people with disabilities? Por Brian D Earp, Ole Martin Moen, explica el caso de Thomsen (2005)


Donde argumenta que las personas con discapacidad se les deberían de conceder una clase de “permiso” para poder pagar por sexo con la defensa que les es más difícil acceder al sexo por sí mismas y de manera incongruente, por otra parte, está a favor de la prohibición, alegando que la prostitución es mala porque daña a las trabajadoras sexuales y que debemos evitar cualquier daño hacia las personas, asegurando que esto, lo reducirá. No queda clara su postura abolicionista o legalista. Lo que reafirma, es la carga asistencialista y paternalista que quiere dar un trato “especial” a las personas que vivimos en situación de discapacidad, sobre las trabajadoras sexuales, alegando que una persona con discapacidad no puede causar daño.


Toda la vida hemos sido testigos de cómo la prohibición y por ende la criminalización de conductas bajo la lupa de la moral, causa, en toda la historia, más daño. La regularización y despenalización del “oficio más viejo del mundo”, podría traer consigo grandes ventajas para las trabajadoras sexuales, permitiéndoles rentar agencias de seguridad, un lugar propio para trabajar bajo reglamentos de salud: seguro, salario, ahorros para su retiro y condiciones sanitarias laborales, que con el tiempo reducirá en un mundo ideal sin corrupción, las conductas inapropiadas que causan daño a las mujeres y hombres, que en libertad, escojan este oficio y puedan ejercerlo con la seguridad de la legalidad, mitigando el estigma que consigo trae.


La filósofa Martha Nussbaum plantea que hay que hacer una revisión de nuestras creencias y prácticas en relación a intercambiar el cuerpo por dinero. Señala que:

“Todas las personas, excepto las que son ricas de manera independiente y las desempleadas, recibimos dinero por el uso de nuestro cuerpo. Profesores, obreros, abogados, cantantes de ópera, prostitutas, médicos, legisladores, todos hacemos cosas con partes de nuestro cuerpo y recibimos a cambio un salario…”

Según ella, no debería preocuparnos el que una mujer con opciones laborales, elija la prostitución; lo verdaderamente preocupante, es que las mujeres de escasos recursos, tanto materiales como herramientas de vida y potencialidades, se vean forzadas a hacerlo, porque no tienen otra opción. Resaltando el punto principal, la explotación sobre el cuerpo ajeno con consentimiento circunstancial forzado. Marta Lamas dice que más que abolir el comercio sexual, hay que cambiar el sistema socioeconómico.


Soy de la idea, de que nadie puede acceder al cuerpo de otra persona, por “derecho”, estoy a favor de la asistencia sexual ya que ayuda a acceder al propio cuerpo y al de la pareja cuando se vive con extrema limitación física, o psicosocial, encaminándoles hacia la vivencia erótica con autonomía.


La legalización del trabajo sexual, a favor de todas las personas usuarias, vivan en situación de discapacidad, o no, es necesaria para poder asegurar la no violencia hacia las trabajadoras sexuales, dejando atrás, claro, todas las formas violentas y la explotación disfrazadas de legalistas. Así cómo el estigma que viven las personas trabajadoras sexuales.


Paraguas de trabajo sexual:

Acompañamiento Intimo y Erótico (AIE): Según Tandem Team, es un recurso para facilitar la expresión erótica de aquellas personas que no pueden acceder a ella por su condición (física, intelectual o mental) o su biografía (familia, socialización) y lo desean hacer en condiciones de igualdad, libertad y dignidad.

Este acompañamiento también es apto para personas sobrevivientes a violencias que reuieren re-conectar y para personas que quieran explorar su erótica con una persona profesional y sensible.


Sugorrate o Suplente Sexual: Esta es una propuesta terapéutica para la mejora de disfunciones de la vida erótica para la población en general. En este tipo de terapia el acompañamiento sexual se realiza desde un marco profesional de la sexología que tiene el rol de terapeuta, la persona substituta y la persona que contrata y que en este caso tiene el rol de cliente/consultante.

Se basa en la metodología desarrollada por Masters & Johnson en su obra Human Sexual Inadequacy (Incapacidad Sexual Humana), lo nombran como Terapia de Pareja Sustituta (Pareja Bicaria) (SPT- Surrogate Partner Therapy).


Asistencia sexual (AS): Según el modelo que plantea asistenciasexual.org las personas que ejercen la AS son un recurso humano para ayudar a conocer y explorar el cuerpo de la persona asistida a través de sus manos, realizando un acompañamiento a la masturbación o a tener sexo con otra persona. En este sentido, sería un acompañamiento a la autoerótica y a la exploración corporal pero sin contacto sexual con la persona asistente: sin besos, ni caricias, sin sexo oral, sin coito ya que el rol de la persona asistente no es ser el objeto de deseo sino una persona que te acompaña en la descubierta de tu propio cuerpo y placer. Tampoco el rol de la persona asistente es educar ni intervenir de forma terapéutica ni rehabilitadora ya que su intervención es puramente instrumental.


¿Qué es la Asistencia Sexual?

Según el manifiesto de YES WE FUCK, es el espacio de intersección de la asistencia personal, que materializa el derecho al acceso al propio cuerpo, y del trabajo sexual, donde se obtiene placer sexual a cambio de dinero.


Podría decirse que es un tipo de trabajo sexual que consiste en prestar apoyo para poder acceder sexualmente al propio cuerpo o al de una pareja. La persona asistente no es alguien con quien tener sexo, sino alguien que te apoya para tener sexo contigo misma o con otras personas. Requiere un enfoque holístico de carácter multidisciplinar que propicie una comprensión global de la sexualidad como una capacidad inherente al ser humano.

Película yes we fuck...


¿En qué consiste?

En descubrir el propio erotismo. A veces solo tocar y ser tocado, el juego erótico u otras muchas posibilidades. La persona asistida decide en qué y cómo recibe apoyo, esa es su forma de autonomía para explorar su cuerpo o para masturbarse. Sea como sea, es importante no partir desde el desconocimiento y saber qué necesidades hay que cubrir.


En Alemania, Bélgica, Holanda y Dinamarca lo ven natural y necesario, aunque solo en Suiza está legalizada oficialmente la figura del asistente sexual este oficio –que prohíbe la penetración- está legalizado y es financiado como una terapia. Incluso, como es considerado un servicio perteneciente al sistema de salud, se habla de un número de asistencias permitidas al año.


¿Qué no es la asistencia sexual?

No es prostitución, no es abuso de poder ni jerarquías, no es trata. Ni las personas con diversidad funcional ni nadie tiene derecho al acceso a otros cuerpos. No existe el derecho a la felación, ni al coito ni a ninguna práctica sexual sobre otros cuerpos. A los otros cuerpos se accede por acuerdo, no por derecho.


¿Quiénes pueden ser asistentes?

Esta labor está desarrollada por personas sensibilizadas en el tema y con conocimientos específicos de diversidades, así como el conocimiento de técnicas, mecanismos y herramientas para llevar a cabo su labor.

Existen diversas opiniones al respecto:

Por un lado, La página https://asistenciasexual.org/ afirma que cualquiera que reúna los requisitos legales para trabajar puede ser asistente sexual. Es importante que sea un trabajo, y no un voluntariado, porque hay que garantizar un derecho.

Otra opción es Hand angels, una ONG en Taiwan, ofrece ayuda a las personas con discapacidad a acceder al autoerotismo, facilitando la masturbación con la propia mano. El servicio lo brindan voluntarios sin cobrar, se preparan por meses y el encuentro dura 90minutos.


Yo soy de la idea que los asistentes sexuales deben de recibir formación sobre la sexualidad, psicología y la atención que requiere cada caso particular. Puede existir pago monetario o no. Dependerá de los acuerdos establecidos.

¿Por qué es necesario?

Madres y Padres que se ven “obligados” a ejercer la masturbación de un hije con discapacidad, personas amputadas que no pueden tocar sus genitales, o las que no pueden-saben exclamar lo que necesitan, parejas que debido a su dificultad funcional (baja o nula moviidad) no pueden por si mismas juntar sus cuerpos en un acto íntimo...son solo algunos ejemplos de personas que reclaman que se legalice la figura del asistente sexual.

RECOMENDACIONES

-Yes, we fuck (2015) documental explora la sexualidad de las personas con diversidad funcional. A través de seis historias se tratan diferentes temáticas que incluyen la vivencia de la propia sexualidad, la vida en pareja, la prostitución o la asistencia sexual entre otras.

Hay películas que han abordado sin tapujos el tema de la necesidad afectiva y sexual en personas con y sin discapacidad y, además, han despertado el interés del público:

-Buena Suerte, Leo Grande, (2022) Nancy Stokes es una viuda que recibe a un joven trabajador sexual llamado Leo Grande. Nancy, ansiosa, explica que nunca ha tenido un orgasmo y se ha comprometido a nunca más fingir uno después de la muerte de su esposo hace dos años. Ella está insegura de su cuerpo y edad, y avergonzada de haber contratado a Leo.


-Intocable (2011) Una extraña amistad se desarrolla entre un millonario que quedó paralizado en un accidente y un joven de los suburbios.


-Las sesiones (2012) película basada en Mark O’Brien, un periodista y poeta que vive con polio, que decide perder la virginidad a los 38 años. ESTA NO ES ASISTENCIA SEXUAL

Hay varios filmes que han tocado esa necesidad sexual desde diferentes puntos de vista:

-Hijos de un Dios menor (1986) refleja la complicada relación entre un profesor de dicción en una escuela para sordos y una atractiva alumna.

-Nacional 7 (2000) apuesta por el formato de la comedia para narrar la historia de un joven que sufre una enfermedad degenerativa y su deseo de hacer el amor antes de que el avance de su enfermedad se lo impida.

- Yo, también (2009) tiene como protagonista a un joven sevillano con Síndrome de Down que se enamora de una compañera de trabajo a la que da vida Lola Dueñas.

-Piedras (2002) cuenta entre su elenco con un personaje femenino con parálisis cerebral que se enamora perdidamente de su cuidador.

-Hasta la vista, (2011), se mueve entre el terreno de la comedia y el drama para presentarnos a tres amigos veinteañeros -uno ciego, otro postrado en una silla de ruedas y el tercero completamente paralítico- que viajan a España con la esperanza de perder la virginidad.

LIBROS

-En las Alas del Placer, David Barrios (sobre todo el capítulo de Javier Cambron sobre derecho al placer en personas con limitaciones observables)

-La sexualidad y la discapacidad Física, Irene Torices

-Entre cuerpos y placeres, Edith Yesenia Peña Sánchez y Lilia Hernández Albarrán

El motel de los antojos prohibidos, Verónica Maza Bustamante

Espero esta breve información esclarezca un poco este tema lleno de tabúes y si tienes dudas sobre tus derechos sexuales y como ejercerlos, contáctame PD. No doy asistencias sexuales jaja
Desde el amor, Alexa Castillo Nájera Zaliv
46 visualizaciones0 comentarios